Naranja #10


Consejo de Seguridad

Cookies y archivos temporales de Internet

Al navegar en una página web, mientras se visitan diferentes sitios, se utiliza el protocolo llamado http.

Este es el que permite que podamos visualizar información en formato de texto, imágenes, colores, etc. en nuestro navegador. Dicho protocolo no posee la característica de guardar información durante su utilización. Sin embargo, muchas de las páginas web que visitamos, necesitan almacenar ciertos datos del usuario para no requerirlos constantemente. Un ejemplo de esto es cualquier página que requiera nuestro ingreso de usuario y contraseña. Una vez logueado, el usuario puede seguir navegando por la web sin tener que reingresar sus datos.

Otro caso conocido por muchos usuarios son las votaciones en Internet, en donde la página, no nos permite votar si ya lo hemos hecho con anterioridad. ¿Dónde se guarda esa información? En estos ejemplos, como en otros muchos más, la información se almacena en una cookie.

Una cookie es un archivo de texto almacenado en nuestro disco rígido que puede guardar información del usuario (y cualquier otra) y que responde (debería responder) a un sitio web particular. Este archivo es generado por el servidor web (la página que estamos visitando en ese momento dado y que necesita almacenar datos) de forma tal de poder recuperarla en otro momento.

Las cookies tienen cierta importancia para poder utilizar todos los recursos que hoy ofrece Internet y disfrutar de una navegación cómoda en las páginas que visitamos regularmente. Sin embargo, es importante conocer de ellas, entenderlas y gestionar su configuración de forma tal de hacer de nuestra navegación, "un andar seguro".


¿Son las cookies peligrosas?

Las cookies son archivos de texto plano por lo que, en un principio, no representan un peligro para nuestro sistema. Sin embargo, al ser información que está almacenada en nuestra PC, puede ser leída por otros sitios y programas maliciosos para obtener los datos guardados. Es decir, las cookies no representan un riesgo para nuestro sistema pero sí para nuestra privacidad.

En los últimos años, con el avance del spam y el spyware, se han utilizado las cookies para obtener información del usuario, sus hábitos, gustos, temas de interés y cualquier dato que sea útil para conocernos más en profundidad. Vale aclarar que las cookies no fueron creadas ni se utilizan con fines maliciosos sino que distintas amenazas las utilizan para obtener información; es decir, se aprovechan del fácil acceso a las mismas. La forma de no poner nuestra información al alcance de cualquiera es configurar y borrar las cookies de nuestro navegador.


Configuración del navegador Internet Explorer (ver Nota)

Se puede configurar el nivel de privacidad que se desea tener al utilizar. Según el nivel que se elija, el navegador modificará la forma en que administra las cookies. Para ello, seguir los siguientes pasos:

Es posible también, indicarle a nuestro navegador qué sitios pueden guardar cookies y qué sitios no. Para ello, debemos elegir en la solapa 'Privacidad' la opción 'Sitios'. Allí podremos indicar un sitio web y, o bien permitirle todas las cookies o bien, bloquearlas. De esta forma, complementamos lo indicado en el paso anterior al configurar un nivel de privacidad general para nuestro navegador.


Borrar las cookies

Por último, para mejorar nuestra privacidad, podemos en forma regular, borrar las cookies de nuestro disco. Para ello, dirigirse en el Menú 'Herramientas' a 'Opciones de Internet' y allí presionar en el botón 'Eliminar cookies'. De esta forma, serán eliminadas de nuestro sistema todas las almacenadas hasta el momento. La periodicidad con la que hagamos esta tarea también dependerá de la comodidad del usuario.


Archivos Temporales de Internet (ver Nota)

Cada vez que visualizamos una página web todos los archivos son almacenados en nuestro disco para no ser descargados nuevamente, en una posterior visita, sino accedidos directamente de nuestro rígido. El uso y los riesgos de mantenerlos en nuestra PC son similares a las cookies y, al igual que con ellas, podemos configurar el uso de estos archivos y/o borrarlos regularmente.

Para configurar, en el menú 'Herramientas' - 'Opciones de Internet', utilizar el botón 'Configuración'. Allí podremos definir el espacio que le asignamos, en nuestro disco, al almacenamiento de archivos temporales. Con el botón 'Ver archivos' podremos observar los que estén guardados en la PC en un momento dado.

Para eliminar los archivos temporales de Internet, se realiza el mismo procedimiento que con las cookies pero utilizando el botón 'Eliminar archivos'.


Nota: Para el caso de otros navegadores como Mozilla Firefox u Opera los procedimientos son similares a los descriptos.


Es importante, al utilizar Internet, proteger nuestra privacidad y datos sensibles. Borrar regularmente las cookies y los archivos temporales de Internet es una buena forma de mantener nuestros datos como deben estar: en forma privada.

Modo Paranoico

Configure las cookies con el mayor nivel de seguridad y sólo habilítelas para los sitios en los que usted confía plenamente.

Intente borrar las cookies y los archivos temporales con regularidad de su computadora.

Si navega en sitios públicos nunca se retire de los mismos sin haber borrado estos archivos, ya que podrían ser utilizados para ingresar en sus cuentas personales.


Gracias Sebastian Bortnik