Amenazas Humanas - La actitud del Hacker


Como en las artes creativas, el modo más efectivo de transformarse en un maestro es imitar la mentalidad de los maestros, no sólo intelectualmente, sino además emocionalmente.

Se deberá aprender a puntuarse, principalmente, en función de lo que los otros hackers piensan acerca de las habilidades obtenidas (éste es el motivo por el cual no se puede ser un hacker de verdad hasta que otros hackers lo denominen así de manera consistente). Este hecho está empañado por la imagen del trabajo de hacker como trabajo solitario; también por un tabú cultural de los hackers (si bien en la actualidad es menor, aún es fuerte) que impide que se admita al ego o la validación externa como elementos involucrados en la propia motivación.

El status y reputación se gana no mediante la dominación de otras personas, no por ser hermoso/a, ni por tener cosas que las otras personas desean, sino por donar cosas: específicamente su tiempo, su creatividad y el resultado de sus habilidades.

Específicamente, el hackerismo es lo que los antropólogos denominan "cultura de la donación".

Existen básicamente cinco clases de cosas que un hacker puede hacer para obtener el respeto de otros hackers:

  • Lo primero (el aspecto central y más tradicional) es escribir programas que los otros hackers opinen son divertidos y/o útiles, y donar los fuentes del programa a la cultura hacker para que sean utilizados. Los más reverenciados semidioses del hackers son las personas que han escrito programas de gran magnitud, con grandes capacidades que satisfacen necesidades de largo alcance, y los donan, de tal manera que cualquiera pueda utilizarlos (free).
  • Ayudar a probar y depurar software libre. Son reconocidas aquellas personas que depuran los errores del software libre. Es considerado un buen Beta-Tester aquel que sabe cómo describir claramente los síntomas, que puede localizar correctamente los problemas, que tolera los errores en una entrega apurada, y que está dispuesto a aplicar unas cuantas rutinas sencillas de diagnóstico.
  • Recolectar y filtrar información útil e interesante y construir páginas Web o documentos como FAQs y ponerlos a disposición de los demás.
  • Ayudar a mantener en funcionamiento la infraestructura. La cultura hacker funciona gracias al trabajo voluntario. Los administradores de listas de correo, moderadores de foros de discusión y sitios donde se archivan grandes cantidades de software, desarrolladores de RFCs y otros estándares técnicos gozan de mucho respeto, porque se sabe que estos son trabajos consumidores de tiempo y no tan "divertidos". Llevar adelante este trabajo demuestra mucha dedicación.
  • Hacer algo por la cultura hacker en sí misma. Esta cultura no tiene líderes exactamente, pero tiene héroes culturales, historiadores tribales y voceros. La búsqueda visible de esa clase de fama es peligrosa, por lo que la modestia es siempre recomendada.

Con más de 19 años de experiencia compartiendo la mejor información de Seguridad

Contacto