Amenazas Humanas - Phreakers


Una norma básica, sería verificar cada aspirante a ser nuevo empleado; aunque tampoco debemos olvidar que el hecho de que alguien entre "limpio" a la organización no implica que vaya a seguir así durante el tiempo que trabaje en la misma, y mucho menos cuando abandone su trabajo.

Para minimizar el daño que un atacante interno puede causar se pueden seguir estos principios fundamentales:

  • Necesidad de conocimiento (Need to Know): comúnmente llamado mínimo privilegio. Cada usuario debe tener el mínimo privilegio que necesite para desempeñar correctamente su función, es decir, que sólo se le debe permitir que sepa lo necesario para realizar su trabajo.
  • Conocimiento parcial (dual control): las actividades más delicadas dentro de la organización deben ser realizadas por dos personas competentes, de forma que si uno comete un error en las políticas de seguridad el otro pueda subsanarlo. Esto también es aplicable al caso de que si uno abandona la organización el otro pueda seguir operando el sistema mientras se realiza el reemplazo de la persona que se retiró.
  • Rotación de funciones: la mayor amenaza del conocimiento parcial de tareas es la complicidad de dos responsables, de forma tal, que se pueda ocultar sendas violaciones a la seguridad. Para evitar el problema, una norma común es rotar (dentro de ciertos límites) a las personas a lo largo de diferentes responsabilidades, para establecer una vigilancia mutua.
  • Separación de funciones: es necesario que definan y separen correctamente las funciones de cada persona, de forma que alguien cuya tarea es velar por la seguridad del sistema no posea la capacidad para violarla sin que nadie se percate de ello.
  • Cancelación inmediata de cuenta: cuando un empleado abandona la organización se debe cancelar inmediatamente el acceso a sus antiguos recursos y cambiar las claves que el usuario conocía. Quizás este último punto sea el más difícil de implementar debido a la gran cantidad de usuarios que se deben informar de los nuevos accesos y de la movilidad de alguno de ellos.

En estos puntos se encuentran las mayores vulnerabilidades de un sistema ya que, por ejemplo, suelen encontrarse cuentas de usuario que hace años que no se utilizan, y por ende tampoco se han cambiado sus passwords.

Si bien estas normas pueden aplicarse a las organizaciones, no podrán hacerlo en instituciones como una universidad, donde la mayoría de los atacantes son alumnos y no podrá verificarse los antecedentes de miles de alumnos (y tampoco ético prohibir su acceso por ser estos dudosos). De esta forma, en las redes de Investigación y Desarrollo (I+D) de acceso público debemos ceñirnos a otros mecanismos de control y casi siempre se opta por las sanciones a todos aquellos que utilicen el centro para cometer delitos informáticos.

Con más de 19 años de experiencia compartiendo la mejor información de Seguridad

Contacto